Material alternativo: una producción para tener en cuenta

Publicado: 15 junio, 2015 en materiales de la construcción
Etiquetas:,

La producción de materiales alternativos nace gracias a la apertura y el empuje de la nación, por restaurar o ampliar el fondo habitacional de la población.
_DSC0143

El Grupo Nacional de Producción Local y Venta de Materiales de Construcción, el máximo rector de esta actividad proporciona no solo las herramientas metodológicas para el buen desempeño, sino que también se mantiene al tanto de cada uno de los municipios, de sus necesidades, y supervisa los adelantos o rezagos que muestren.
En nuestra provincia uno de los territorios que puntean en la actividad es Limonar. En dicha unidad básica estatal de Materiales de la Construcción (UBEMC) laboran 63 trabajadores distribuidos en tres brigadas, una ubicada en la propia cabecera municipal y otras dos en las localidades de Unión de Reyes y Cabeza.
Aunque sufren la escasez de materiales, sobre todo áridos, logran 63 líneas de productos. Entre ellos sobresalen las losas y vigas de techo de diferentes medidas, mosaicos, bloques, tanques de agua, mesetas, balaustres, losas hexagonales, celosías, bateas, baldosas rústicas…
Además de los precios inferiores al resto de los productos distribuidos por el MINCIN, la calidad, hace que las producciones de estos hombres disfruten de una elevada aceptación por parte de numerosos clientes.
Mariela Lorenzo Alonso, dependienta del punto de venta Materiales de la Construcción del MINCIN de Limonar, El Roble, explica que los bloques, vigas y losas, mosaicos y las losas hexagonales tienen “tremenda demanda” y no solo de personas que viven en los alrededores sino también de Varadero, Cárdenas, Matanzas, Jagüey Grande, Jovellanos. “Muchas veces tienen que pedirlo por encargo, porque no dan abasto”.
Adalberto Acosta Camaraza, director de la UBE, explica que en el primer cuatrimestre del año se habían obtenido más de 550 mil pesos y que del total de producciones, el 97 por ciento se destina al MINCIN y el resto a obras sociales de la Salud, Educación o el Poder Popular, aunque también trabajan por solicitudes como por ejemplo para la reparación del Monumento al Esclavo Rebelde o la construcción del preuniversitario de la localidad.
_DSC0107A pesar de que el local donde se esmera la brigada de Limonar es pequeño, el entusiasmo para aprovechar al máximo los recursos del territorio no decae. El directivo apunta que se mantienen en espera de un área de mayor capacidad, donde se puedan instalar dos molinos.
Elvis González Pérez, jefe de brigada, señala que la fuerza de trabajo es estable, sobre todo porque el pago es significativo, “casi siempre más de mil pesos para los que estamos directo a la producción”.
Eso sí, a las 6 de la mañana comienzan las funciones que no son precisamente las más limpias. “Aquí no hay nada fácil”, especifica el obrero Noriel Caballero Aballí sin detener el llenado de la concretera, “por eso tratamos de aprovechar la fresca hasta que se alcancen los objetivos del día. Sin contar con que de los 16 metros de arena que nos tiene que entregar la industria al mes, en ocasiones recibimos solo 7 o 10 m y no nos reponen el faltante”.
Aunque un poco lejos del centro neurálgico de las labores, la brigada de losas y mosaicos hace lo suyo también. Unos 300 o 400 elementos para el recubrimiento de pisos son confeccionados de manera artesanal.
Con una variedad de colores que van desde el blanco hasta el gris, pasando por el verde, rosado, amarillo, entre otros, los operarios logran, mosaicos, rodapiés, pasos de escalera, apoyos de ventanas, losas rústicas.
En esta minifábrica se trata de aprovechar cada materia prima del territorio, aunque también son necesarios otros recursos. Los ingredientes que se requieren para conformar el mosaico son: cemento gris y blanco, polvo de piedra, arena sílice, carbonato de calcio y agua.
Las mañas para dibujar y voltear la pieza una vez prensada no pueden fallar, si no se corre el riesgo de desperdiciar materiales, así lo corrobora Adrián Aldana Figueroa, quien con tan solo 22 años, domina a la perfección este arte.
De la precisión exacta de la mezcla depende la calidad del producto final, por ello los operarios deben actuar con sabiduría y habilidades propias de un oficio, donde la teoría va irremisiblemente asociada a la práctica.
Por su trabajo sostenido han merecido la sede para desarrollar activos de calidad en los cuales participan otras UBE de la provincia.
Además, su labor es indispensable para que las personas que reciben un subsidio logren dar un buen adelanto a sus viviendas, pues estos productos se venden a precios más baratos y aún así presentan buen acabado y durabilidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s