El Clarias: un peligroso forastero

Publicado: 28 febrero, 2015 en Ciénaga de Zapata, Ciencia Cubana, Naturaleza de Matanzas
Etiquetas:

Por Laura Vichot Borrego, estudiante de Periodismo

Fotos: cortesía de la fuente

estacion  hidrobiologica Un trabajo sostenido en el manejo de especies invasoras mantiene la Estación de Reproducción de Ictiofauna de la Ciénaga de Zapata o Centro Hidrobiológico, también conocido como El Canal de los Patos.
La unidad, atendiendo a las condiciones naturales características de esta zona, labora en la preservación y restauración del equilibrio ecológico de sus ecosistemas, dañados por la incontrolable propagación del Clarias.
Mas, según Andrés Hurtado, especialista de la unidad de áreas protegidas y fundador de la Estación, manifiesta que la fórmula para frenar la expansión de dicha especie, es disminuir la población y su control en áreas determinadas.
En la actualidad el 80 por ciento de los animales en peligro de extinción en el mundo, corren el riesgo de sufrir debido a la competencia o predación por parte de especies invasoras, de ahí la necesidad de mantenerse vigilantes para evitar el daño a otros ejemplares.
Los invasores generalmente son transportados por el ser humano hacia lugares fuera de su espacio natural. En ellos se establecen y dispersan, adquiriendo carácter de plaga. El impacto ecológico se resume en dos tipos de alteraciones: la composición y estructura de la diversidad biológica nativa y la consistencia de los hábitats.
Ello depende de la frecuencia y magnitud de las introducciones, características y potencial biótico del invasor, las propiedades de la comunidad receptora, así como la interacción especie-comunidad. Sobre el tema Humedal del Sur conversó con el especialista.
¿Cómo se ha desarrollado la inserción de especies piscícolas?
Existe un aproximado de 20 tipos en la Ciénaga de Zapata. Las mismas provienen de distintas regiones del mundo: Estados Unidos, México, África, Europa, Asia y Suramérica.
“Dentro de la ictiofauna nativa, desde el punto de vista comercial, sobresale la biajaca criolla, incomparable con otras cuyo potencial en la producción de carne es superior. Son introducidas la falsa trucha de agua dulce (Micropterus salmoides), muy cotizada para la pesca deportiva en el sector turístico; conjuntamente con la biajaca mejicana (Lepomis macrochirus) como alimento para la misma.
“En los años 60 inicia un desarrollo acuícola cuyo propósito es mejorar la dieta de las personas, dada la incapacidad de nuestros peces en la satisfacción de tales necesidades. Se fomenta entonces la cría de tilapia, tenca, amura y colosoma.”
¿Cuándo y por qué llega el pez gato a Cuba?
Pez gato o clariasEn 1999 arribaron por primera vez un conjunto de larvas procedentes de Malasia para realizar investigaciones. Un año después se trajo desde Tailandia el Clarias macrocéfalus y gariepinus, para su reproducción y desarrollo en cultivos intensivos en estanques y estaciones del Ministerio de la Industria Alimenticia (Minal).
¿Cómo se produce entonces su liberación?
Nunca se pensó en soltarla al medio natural, sino criarla en cautiverio. Hasta 2001 permaneció fuera del Humedal. El incumplimiento de las medidas de seguridad y las fuertes lluvias del huracán Michelle provocaron el desbordamiento de los estanques.
“A finales de ese año y principios de 2002, se encontraba en la parte central del territorio. En 2005 ya había invadido la totalidad del ecosistema. Llegaron a encontrarse ejemplares en lagunas cercanas a la estación biológica de La Salina, pues debido a las precipitaciones disminuyó la salinidad de sus aguas.”
¿Qué consecuencias acarreó el hecho?
La introducción de esas variedades, a mediano o largo plazo, provoca alteraciones al equilibrio ecológico. El Clarias por sus hábitos alimenticios, su potencial reproductivo, crecimiento, adaptación y capacidad para obtener el oxígeno disuelto en el aire, es capaz de invadir con facilidad provocando fuertes cambios bioecológicos.
“Al ser omnívora y depredadora utiliza del medio un amplio espectro de materiales para su sustento. Hemos realizado estudios macroscópicos en su contenido estomacal y encontrado semillas, insectos, flores, peces, anfibios, moluscos, reptiles y aves. El que más nos afecta es el Clarias gariepinus.”
¿Qué características físico-geográficas de la Ciénaga permiten la rápida propagación de esas variedades?
Predominan los paisajes de llanuras bajas, pantanosas y semipantanosas. En estación de lluvia quedan destruidas las barreras geográficas. Las corrientes de agua arrastran a su paso grupos de todo tipo.
¿A qué metodología se recurre en estos momentos para mitigar los daños y proteger la ictiofauna nativa?
En Cuba existen regulaciones para la introducción de especies exóticas e incluso para casos de reintroducción. Se desarrolla en estos momentos un proyecto de control y manejo de invasoras del reino animal y vegetal.
“Además, contamos con leyes que regulan la pesca indiscriminada de los peces. La reproducción y cultivo del Clarias quedó prohibida en el territorio.”
¿Qué acciones desarrolla la Estación?
Se realizan trabajos en vida silvestre y en cautiverio. Dominar la tecnología de la reproducción en cautiverio nos permite disponer de organismos con los que podamos contar en restauraciones futuras. Entre esos peces se encuentran el manjuarí, la biajaca criolla y los llamados guajacones, que juegan un importante papel en el equilibrio biológico del Humedal.
“En vida silvestre realizamos un monitoreo sistemático para saber cómo varían en el tiempo las poblaciones del Clarias, así como la de nuestros peces autóctonos endémicos y no endémicos. Analizamos periódicamente el estado y condiciones de vida de estos últimos mediante caracterizaciones del hábitat.
“Nos favorece el incremento del pago por la capturas pues con ello han aumentado las toneladas procesadas por la industria, alcanzando en el 2014 la cifra de 136,37 t.”
¿Qué valor encierran las lagunas del sistema espeleolacustre?
Constituyen un refugio natural para los peces nativos, entre ellas destacan: El Molino, Facundo, La Bombilla y Manzanares. Por sus características hidrográficas y a pesar de los 80 años que llevan recibiendo ejemplares foráneos, solo se reporta como poblador la biajaca mejicana. El resto de los peces que residen en dichos acuatorios mantienen su diversidad original, por lo que constituye un privilegio para los habitantes de las comunidades de Soplillar, Los Hondones y Pálpite, poder contar en su entorno con un refugio de nativos de la Ciénaga.
“Corresponde a ellos salvaguardarlos de prácticas de pesca no sostenibles para que los residentes de la localidad y las nuevas generaciones puedan disfrutar de ese regalo de la naturaleza”.
Reconocida como Parque Nacional, aprobada por la UNESCO como Reserva de la biosfera y respaldada jurídicamente por el Decreto 197/96 del Plan Turquino Manatí que la declara Región Especial de Desarrollo Sostenible, la Ciénaga deviene todo un paraíso natural, al mismo tiempo que constituye una de nuestras regiones más susceptibles.
Las condiciones geográficas del sitio implantan retos: ninguna actividad económica puede ser motivo para desproteger la riqueza con que dotó a estos parajes la naturaleza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s