Patria y raza, las pasiones de Juan Gualberto

Publicado: 4 marzo, 2014 en Cuba, Historia, Matanceras, periodistas cubanos
Etiquetas:, , , , ,

Por Mayuri Martín García

Juan Gualberto Gomez, 81 aniversario de su muerte

Juan Gualberto Gomez, 81 aniversario de su muerte

En Vellocino de Oro, ingenio de Sabanilla del Comendador, nació de padres esclavos el indomable Juan Gualberto Gómez Ferrer. Qué honor para este pedazo de tierra matancera haber sido la cuna de un hombre, que no se dejó mangonear ni por sus compañeritos de juegos aquí en el batey, ni por el dictador Gerardo Machado cuando pretendió silenciarlo allá en la Capital.

Muchos quisieron acallar ese espíritu de libertad e igualdad que bien aprendió el mulato en Francia y que no dudó en aplicarlo en su sufrida Patria. Su condición de liberto, gracias a que el padre compró el vientre grávido de su mujer por 25 pesos, no le hizo disfrutar con egoísmo, sino que dedicó el corazón y la pluma punzante a la causa de los oprimidos.

Un corazón que mucho tenía que ver con el de Martí, pues bombearon la misma sangre de rabia contra el imperialismo y las libertades a medias. Los periodistas compartieron ideales contra el régimen colonial y en breve afrontaron los azares del presidio y el destierro.

No aprendió a fabricar carruajes, el sueño humilde de sus padres y al que mejor podía aspirar un mestizo de la época, sino que matriculó en una escuela de ingenieros. Tras el agotamiento de los recursos con que le mantenían en Francia, Juan Gualberto se convirtió en corresponsal de diferentes publicaciones europeas, tradujo documentos y hasta enseñó idiomas para poder continuar allá, pero sus estudios no fueron terminados.

Eso sí, desde cualquier tribuna donde se encontrara defendió la causa cubana. Resultó un orador excelente y sus discursos brotaban en el momento en que los decía.

De regreso a Cuba fue representante a la Cámara y senador, pero siempre desde la oposición. Se manifestó en contra, como ningún otro, de la Enmienda Platt, de Estrada Palma por velar por los intereses norteamericanos, y de los demás presidentes que le sucederían.

En la austeridad vivió y con en ella dejó de existir el 5 de marzo de 1933. Jamás vendió sus convicciones para mejorar su suerte ni la de su familia. Este hijo de esclavos fue consecuente con el ideario martiano y se ganó, por derecho propio, la admiración y el respeto de sus coterráneos.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s